<img height="1" width="1" style="display:none;" alt="" src="https://dc.ads.linkedin.com/collect/?pid=1007900&amp;fmt=gif">
de | en

Blog de LEAD Innovation

Lea nuestros últimos artículos sobre gestión de la innovación y la innovación en una amplia gama de industrias.

fecha: 02-oct-2019
Publicado por: Tanja ESCHBERGER

Agilidad: Definición e importancia para la Gestión de la Innovación

 

¿Qué significa el término agilidad en la práctica y cómo se utiliza la agilidad en la Gestión de la Innovación ? Responderemos a estas preguntas en este artículo.

Agilidad: Origen y desarrollo

El concepto de agilidad ha existido desde los años 50 en la teoría de sistemas de las organizaciones. El llamado esquema ÁGIL fue desarrollado por el sociólogo Talcott Parsons y se basa en cuatro funciones que cada sistema debe cumplir para mantener su existencia:

 

  • Adaptación (Ajuste):Capacidad para responder a las condiciones externas cambiantes.
  • Logro de metas (seguimiento de metas):Capacidad para definir y perseguir metas.
  • Integración (incorporación):Capacidad para vincular los distintos elementos de un sistema (cohesión) y garantizar la cohesión (inclusión).
  • Permanencia (perpetuación):Capacidad para mantener estructuras básicas y patrones de valor.

 

Paper Gestíon de la innovación ágil

En los años 90, el concepto, en su forma adaptada, se aplicó cada vez más en el sector de la producción y ahora está experimentando un nuevo aumento de importancia con Industria 4.0. La fabricación ágil se centra sobre todo en el desarrollo rápido de productos (ingeniería simultánea), en los equipos multifuncionales y en la optimización continua de los procesos de producción durante el proceso.

Desde principios del siglo XXI, el concepto con métodos como Scrum también se encuentra en el desarrollo de software. El llamado "manifiesto para el desarrollo ágil de software" ofrece una orientación a la acción y define principios sobre cómo debe diseñarse el desarrollo ágil de software para generar las ventajas postuladas.

Las tendencias actuales del mundo empresarial y los retos asociados hacen que el concepto de agilidad sea cada vez más interesante para el sector organizativo. Las empresas se orientan cada vez más hacia el principio de agilidad organizativa. La atención ya no se centra solo en la producción y el software, sino también en la transformación de las divisiones de la empresa o incluso de empresas enteras en la dirección de la agilidad.

 

Los tres aspectos centrales de la agilidad

El término agilidad se utiliza a menudo de forma incoherente en la literatura y en el contexto profesional. Si nos centramos en la práctica actual, emergen tres aspectos esenciales que definen la agilidad:

1. Rápida adaptabilidad: las empresas reaccionan rápida y dinámicamente a los cambios y son capaces de adaptar rápidamente los procesos para explotar el potencial de los mercados emergentes sin demora. No actúan de forma reactiva, sino proactiva y anticipada para llevar a cabo los ajustes necesarios. El intercambio con los socios comerciales y el aprendizaje de los mismos promueve una reacción rápida a los cambios del mercado.

2. Centrado en el cliente: el aumento de la colaboración con el cliente permite a las empresas reaccionar rápida y anticipadamente a los deseos del cliente y transformar rápidamente las reacciones y las voces del cliente en conocimiento del mercado. El enfoque ágil se caracteriza sobre todo por ciclos e iteraciones cortas, avances en pequeños pasos y la posibilidad de reaccionar selectiva y rápidamente a los deseos del cliente.

3. Actitud ágil: Una "mentalidad ágil" en las empresas conduce a cambios en el comportamiento y en los métodos de trabajo de los miembros de la organización. El liderazgo ágil, por ejemplo, implica una comprensión del liderazgo centrada en el empleado, es menos jerárquica, pero no significa menos liderazgo. Junto con una cultura corporativa ágil, el personal ágil y las herramientas de liderazgo crean el marco para trabajar independientemente del tiempo y del lugar, lo que cada vez más ocurre en redes y en plataformas digitales. Las empresas también confían en métodos de trabajo ágiles como Scrum y Design Thinking para llegar a soluciones innovadoras más rápidamente.

La agilidad puede entenderse como una forma de alta adaptabilidad a los cambios del mercado y a las necesidades de los clientes, apoyada por una estructura organizativa ágil y flexible.

 

Gestión de la agilidad y la innovación

La Gestión de la Innovación ágil es especialmente ventajoso cuando, por ejemplo, las fases menos predecibles del Proceso de Innovación como el desarrollo de conceptos o prototipos, requieren una adaptabilidad especial y se desea reaccionar rápidamente a los requisitos cambiantes de los clientes y al cambio tecnológico.

La agilidad es particularmente importante en el desarrollo de Innovaciones del Modelo de Negocio  ya que la complejidad y el grado de novedad son muy altos aquí, mientras que la predictibilidad es baja. Los métodos ágiles también son adecuados para innovaciones revolucionarias y para conquistar nuevos mercados o industrias.

Para una orientación coherente de la Gestión de la Innovación hacia principios ágiles, los siguientes aspectos en particular son de gran relevancia:

  • Apertura:
    El trabajo ágil significa complementar o reemplazar procesos rígidos con bucles iterativos flexibles y subtareas manejables. Sin embargo, esto solo es posible si los empleados y los equipos pueden trabajar de forma independiente para reaccionar rápidamente a los cambios. Para ello, es necesario comunicarse abiertamente con los empleados de otros departamentos, por ejemplo, y hacer que las tareas individuales sean transparentes, en lugar de esconderse detrás del secreto. Por lo tanto, las empresas pueden implementar innovaciones de forma más rápida y eficiente si las tratan interna o externamente de forma abierta y participativa.
  • Prototipos:Con los productos de software, las mejoras del producto se pueden llevar a cabo simplemente por medio de actualizaciones después del lanzamiento. En el caso de los productos físicos, esto es casi imposible después de su lanzamiento. Sin embargo, este principio también puede utilizarse para el desarrollo de innovaciones en el desarrollo de productos mediante la creación de prototipos. Según el principio "Hazlo. Adáptalo. Perfecciónalo.” o "Construye. Mide. Aprende", los usuarios todavía pueden probar versiones no terminadas. La retroalimentación se utiliza para realizar mejoras que adaptan perfectamente el producto a las necesidades del cliente. Los prototipos no siempre tienen que ser muestras de productos en funcionamiento; a menudo un vídeo o un croquis ya ayudan a explicar las funciones básicas del nuevo producto.
  • Trabajo en equipo:Con una innovación ágil, se disuelven los límites entre equipos y departamentos o entre fabricantes y usuarios. La atención no se centra en la competición, sino en la consecución conjunta de un objetivo del que se beneficien todos los participantes. No se trata solo de la retroalimentación de los clientes, sino de la creación de redes y el intercambio de conocimientos entre las empresas, los empleados, las partes interesadas y los clientes, es decir, todo el ecosistema. Los enfoques de open innovation, las cooperaciones de desarrollo o los programas de incubación que se han establecido en todas las industrias son una expresión de este principio.
  • Adaptabilidad:Planificar un proyecto y luego implementarlo estrictamente de acuerdo con este plan en muchos casos ya no es la mejor manera de lograr el éxito. Los requisitos cambian con demasiada rapidez y los nuevos desafíos son inevitables. Sin embargo, con un enfoque de innovación ágil, las adaptaciones no son un problema. Porque ya no se trata solo de reaccionar a las cambiantes necesidades externas, sino de ser adaptables en todas las fases del Proceso de Innovación y, por lo tanto, de actuar activamente. Con Procesos de Innovación flexibles y una cultura corporativa que promueve la adaptabilidad, las empresas pueden afrontar con éxito nuevos retos.

El Postbank alemán, por ejemplo, muestra cómo se pueden poner en práctica los principios ágiles. La plataforma de innovación "Postbank Laboratorio de Ideas" abre todo el Proceso de Innovación, permitiendo la cooperación directa con partes externas en las diferentes etapas del proceso de desarrollo. En proyectos de colaboración con los clientes, la empresa identifica necesidades y deseos, por ejemplo, que pueden ser probados como prototipos.

Otro ejemplo es el grupo global Bayer, que ha creado una plataforma interna a través de la cual los empleados de todas las divisiones y países pueden ponerse en contacto fácilmente cuando se necesita apoyo para innovaciones o proyectos de investigación. Esto no solo fortalece el sentido de comunidad y la motivación para trabajar juntos, sino que también explota el potencial de sinergias dentro de la empresa.

 

Conclusión: Agilidad como la forma más alta de adaptabilidad

La agilidad es la clave para la innovación y la rápida adaptabilidad - actúa como catalizador en los Procesos de Innovación. Mediante el uso de métodos ágiles en la Gestión de la Innovación, los cambios se pueden anticipar en una fase muy temprana y los productos exitosos se pueden comercializar más rápidamente y con alta calidad. La agilidad es, por tanto, un factor esencial para mantener la competitividad y, por tanto, para la supervivencia de una empresa.

Innovation Management ágil

Tanja ESCHBERGER

Born in Lower Austria. At LEAD Innovation she works as Head of Innovation and focuses on agile innovation management via SCRUM.

¿Quieres trabajar con nosotros?

Estaremos encantados de asesorarle sobre una posible cooperación para que su gestión de la innovación esté preparada para el futuro.

Contact us